Tu elijes.
Si no has probado edamame, seguro te decantas por torreznillos.
Pero si lo pruebas, lo tienes difícil.