Porque un Aperol Spritz
no sólo es para el verano.
Que vivan los vermús del otoño!