img_9489La inspectora y el juez

quedaron en una tranquila cervecería, cerca de Baluarte,

decorada con antiguos enseres de una botica de finales del siglo XIX.

Me suena ese sitio.

 

[sgmb id=”1″]